Calcetines altos o tobilleros: ¿cuáles usar con zapatos de hombre?

El hombre con carácter y personalidad ya tiene sus zapatos: Roberto Ley. 

Recordemos lo ya conocido:

  • Los calcetines como todos sabemos es una prenda diseñada para los pies, con el fin de calentarlos, absorber su sudor, atenuar y aliviar el frotamiento, y también para protegerlo contra la suciedad y los rasguños.
  • Suelen estar hechos en algodón, lana o nailon. Los podemos encontrar de varios colores, pero a grandes rasgos podemos decir que los de tonos oscuros son para traje formal y los claros para traje deportivo u ocasional.
  • La longitud de los calcetines varía mucho les podemos encontrar desde los que cubre solamente el pie hasta los que llegan casi hasta la rodilla.

¿Calcetines altos o tobilleros?

La respuesta es muy sencilla: con trajes siempre calcetines altos. Con zapatos idóneos para ceremonias, bodas, bautizos e incluso para trabajar con atuendo formal, los calcetines tobilleros quedarían inapropiados, poco elegantes y nos darían un aspecto descuidado.

Por supuesto que hay zapatos, estilos y edades en los que los calcetines bien combinados, elegidos y conjuntados, pueden formar parte de un todo en un estilo. Como siempre, si cuidamos los detalles, no tenemos más que fijarnos en las modas de tendencia para hombre para saber si somos modernos, creamos tendencias o sencillamente vamos fatal.

Los calcetines tobilleros crean una apariencia más desenfadada, nos otorgan una imagen más relajada y junto con un determinado tipo de calzado más deportivo, nos dan un aire más sport y tranquilo, propio de periodos vacacionales.

Los calcetines altos son para vestir bien, elegante y formal. Con mocasines, bluchers, Oxford, con zapatos con hebillas… son sin duda alguna, los más apropiados.

Los calcetines tobilleros y de buena calidad, nos les podemos poner con zapatos tipo casual, siempre y cuando que tengamos en cuenta que nuestro aspecto es distendido y más despreocupado.

Unas curiosidades:

  • En Estados Unidos hay una nueva tendencia en las empresas: están poniendo su marca, su logo en los calcetines de los empleados. Y es que los calcetines se han convertido en algo más que un vestuario práctico y funcional. Ahora son un complemento que destaca, crea o forma parte de las modas, y también es utilizado para que podamos reflejar nuestra personalidad o estatus social.
  • En Uruguay, Argentina y otros países de Sudamérica, se denomina soquete al calcetín corto, que cubre un poco más del tobillo.
  • Y para terminar y recordar la importancia que han tenido siempre los calcetines, un poema de Pablo Neruda sobre ellos:

 

ODA A LOS CALCETINES

 

Me trajo Mara Mori

un par de calcetines,

que tejió con sus manos de pastora,

dos calcetines suaves como liebres.

En ellos metí los pies

como en dos estuches

tejidos con hebras del

crepúsculo y pellejos de ovejas.

 

Violentos calcetines,

mis pies fueron dos pescados de lana,

dos largos tiburones

de azul ultramarino

atravesados por una trenza de oro,

dos gigantescos mirlos,

dos cañones;

mis pies fueron honrados de este modo

por estos celestiales calcetines.

 

Eran tan hermosos que por primera vez

 

mis pies me parecieron inaceptables,

como dos decrépitos bomberos,

bomberos indignos de aquel fuego bordado,

de aquellos luminosos calcetines.

 

Sin embargo, resistí la tentación

aguda de guardarlos como los colegiales

preservan las luciénagas,

como los eruditos coleccionan

documentos sagrados,

resistí el impulso furioso de ponerlas

en una jaula de oro y darles cada

día alpiste y pulpa de melón rosado.

 

Como descubridores que en la selva

entregan el rarísimo venado verde

al asador y se lo comen con remordimiento,

estiré los pies y me enfundé

los bellos calcetines, y luego los zapatos.

Y es esta la moral de mi Oda:

Dos veces es belleza la belleza,

y lo que es bueno es doblemente bueno,

cuando se trata de dos calcetines

de lana en el invierno.