¿Cómo elegir el cinturón adecuado para hombre?

El cinturón es uno de los accesorios masculinos más importantes y, en muchas ocasiones, por desgracia, el gran descuidado por muchos. No sólo tiene una función estética fundamental, también cumple una función práctica importantísima, como es la de sujetar la camisa y el pantalón a la altura adecuada y mantenerlos a ambos en su sitio.

Antes de elegir el más apropiado según tu estilo, debes de saber:

1. Elegir la talla correcta del cinturón. Porque también hay tallas.

Lo primero que debes de mirar es la etiqueta interna de tus pantalones, así descubrirás cuál es tu tamaño de cintura. En el caso de que tu pantalón haya perdido la etiqueta, mídete con una cinta métrica en la zona del vientre por encima de tu cintura. A ese resultado súmale 2 centímetros para saber tu talla final de cinturón.

2. El color del cinturón y el de los zapatos siempre van de la mano. Unos zapatos marrones requieren un cinturón marrón. Y por esa misma regla, unos negros… cinturón negro.

3. La longitud del cinturón es algo básico. Un cinto demasiado largo queda horrendo. Todo tiene su tamaño ideal y los cinturones también.

Teniendo en cuenta todos estos consejos, ¿cómo escogemos un buen cinturón? ¿En qué nos tenemos que fijar?

1. En el material con el que está fabricado. Si siempre te decantas por el cuero porque te encanta, elige también un cinturón de este material.

2. El cinturón complementa, no destaca. Esa es la máxima a tener siempre en cuenta. Las texturas y los colores llamativos no son elegantes.

3. Selecciona correctamente el ancho de tu cinto. Si usas traje o pantalón de vestir, tu cinturón debe ser estrecho. Con vaqueros el cinturón debe ser un poco más ancho.

Las presillas de los pantalones también marcan la anchura del cinto. Déjate guiar por ellas.

4. El tamaño de la hebilla sí importa. Si quieres tener un equilibrio en tu vestir y ser elegante, ten en cuenta la regla conocida como la escala. Dicha regla explica la consonancia que deben seguir todos los accesorios de una persona en relación con su estatura y complexión. Así, un hombre de baja estatura quedaría elegante con una hebilla pequeña; y uno más alto, debería escoger una más grande para que no quede ridícula.

5. Ajusta el cinturón en el agujero correcto. Quizá no sepas que hay una manera apropiada de justarse el cinturón. Si llevas el de tu talla según el estilo europeo, utilizarás el tercer agujero, dejando así dos agujeros por delante y otros dos por detrás. Existiendo así un equilibrio en tu vestir y evitando el error fatídico de que el cinturón quede volando al viento.

También has de conocer que existe otro estilo, el americano, que establece que el ajuste del cinturón debe ser en el primer o segundo orificio. Tú decides.

Y para terminar, un consejo: los pequeños detalles siempre marcan la diferencia. Invierte en unos buenos cinturones y cambia. Al igual que no repites vestuario ni calzado, renueva tus accesorios y no te olvides del cinturón, verás qué buen resultado te da.