¿Qué tipos de cordones para zapatos de hombre existen?

Quizá no nos hayamos detenido a pensar en la importancia que tienen unos buenos cordones cuando compramos un par de zapatos de calidad.

La función de los cordones es fundamental para que los zapatos nos ajusten correctamente al talón, evitando así las molestas rozaduras.

Los cordones no son sólo un complemento, su misión es sumamente importante, puesto que adaptan el zapato al pie en la zona del empeine permitiendo el movimiento natural de los dedos

A veces, cuando la lengüeta del zapato viene reforzada con una pequeña almohadilla, el cometido de los cordones aún es más relevante, puesto que logra la presión más idónea, permitiendo una sujeción más cómoda en la zona superior de nuestro pie.

Según el material del que están hechos, los cordones pueden ser:

  • De cáñamo. Los buenos cordones en su interior tienen un estambre de cáñamo. Dichas hebras le confieren al cordón la rigidez precisa y una mayor resistencia.
  • De algodón. Los cordones realizados con esta fibra textil llevan un tratamiento de acabado exterior a base de cera. Este recubrimiento a base de parafina se pierde con el uso, por lo que estamos obligados a cambiarlos si no queremos deslucir nuestro calzado. Los cordones de algodón redondos y finos tienen un gran acabado, por lo que son ideales para vestir a un zapato de calidad.
  • De tela. Aplanados y de poca calidad. Nada recomendables para unos elegantes zapatos.
  • De seda. Los más conocidos son los Grosgrain, de tela negra y con un ancho aproximado de 10 y 15mm. Se suelen combinar con pajaritas de seda y galones del pantalón en los trajes de etiqueta. Muy elegantes y refinados.
  • De piel. Suelen ser aplanados, elegantes y de gran calidad para el calzado formal.
  • De cordino. De colores, muy usados para los modelos deportivos, y para las botas.

Algunos detalles a tener en cuenta:

  • La longitud de los cordones varía entre los 60 y los 90 cm. El número de pares de agujeros en estos zapatos varían entre los 2 y 6. Para que nos hagamos una idea, normalmente los zapatos tipo Oxford y Derby, llevan cordones entre 60 y 75 cm, pues llevan parejas de 5 parejas agujeros.
  • Algunos zapatos de gran calidad tienen el detalle de llevar un repuesto de cordones dentro de su caja de cartón original.
  • Los zapatos negros, llevan cordones negros. Los marrones, marrones… y siempre pondremos colores más oscuros que el zapato. Nunca más claros ni de diferente color.
  • Recalcar la importancia tanto de la limpieza como del mantenimiento de nuestro calzado. Ésta debe incluir la sustitución de los cordones cuando estén gastados, sin necesidad de esperar a que se rompan. 

El calzado que llevamos dice mucho de nosotros. Un zapato con unos buenos cordones logra, además de su función práctica, relucir en su máximo explendor.